¿Y si comemos despacio?

Categoria:

Buenos días mis valientes!

Tal y como os comenté por Facebook e Instagram, aquí os dejo el post sobre los beneficios que tiene comer despacio. Recordad que podéis seguirme en Facebook como Diestasindrama y en Instagram como @dietasindrama donde podréis estar al día de las novedades de mi página 😉.

Como venimos diciendo desde que comencé con esta aventura, la dieta no se trata de comer menos sino de comer mejor. Y el comer despacio es sumamente importante. Adquirir este hábito conlleva un tiempo, no es algo inmediato. Pero cuando notéis los beneficios lo incorporaréis en vuestra vida para siempre 💪.

Cuando masticamos rápidamente nos exponemos a aumentar de peso y a que no absorbamos los nutrientes de manera adecuada. Además, nos hinchamos, la digestión es más costosa y el índice de masa corporal se eleva 🤢. Sin embargo, al comer despacio percibimos mejor los sabores, controlamos mejor las cantidades que consumimos y obtendremos la sensación de saciedad con menos cantidad de alimentos lo que contribuye a controlar el peso corporal 😍.

Ingerir los alimentos despacio implica realizar una comida en un mínimo de 20 minutos. De ser posible, lo aconsejable sería dedicar un tiempo de al menos 30 minutos para una comida completa. Sé que implica mucho tiempo si tenemos en cuenta el tipo de vida que llevamos. Pero ahora, con la cuarentena, podemos aprender a ejercitarlo y, así, introducir este hábito en nuestra vida ✌.

Es bueno que identifiquemos cuánto tiempo tardamos en comer ⏱. Hay que contar desde el inicio hasta que hayamos terminado del todo, es decir, hasta que hayamos tomado el postre. Debemos hacer una media del tiempo para entrenarnos y así poder conocer si estamos dentro de los parámetros necesarios para que la ingesta sea más lenta.

ALGUNOS BENEFICIOS DE COMER DESPACIO

1-Mayor saciedad: al comer despacio, la sensación de hambre es menor. Debemos masticar lentamente para favorecer la salivación. Si, por el contrario, lo hacemos deprisa, la comida llega al estómago en trozos más grandes que no se digieren bien. Tengamos en cuenta que al cerebro le llega la sensación de saciedad a los 20 minutos (más o menos) de empezar a comer.

2-Mejoramos nuestra digestión: el hipo o los gases pueden presentarse más a menudo dada la rapidez con la que se come, ya que junto con los alimentos puede llegar al organismo una mayor cantidad aire si comemos deprisa. El estómago necesita que los alimentos lleguen bien masticados, de lo contrario, le obligamos a esforzarse más en el proceso digestivo. La comida que no ha sido bien masticada no dispone de ese ácido que se contiene en la saliva, con lo que el estómago tiene que segregar más jugos gástricos.

3-Comer despacio nos ayuda a no engordar: al ingerir alimentos despacio el consumo de calorías es menor. Nos sentimos más saciados y evitamos comer entre horas. Veremos que disminuye el estreñimiento y la retención de líquidos. Además regularemos el nivel de glucosa en nuestro organismo. Pero lo más importante es que nos permite mantener nuestro metabolismo activo, por lo que la quema de grasas se lleva a cabo con mayor eficacia.

4-Mejora nuestra salud en general: todo lo mencionado anteriormente nos ayuda a mejorar nuestros hábitos alimenticios. Sin embargo, aún hay más. Masticar adecuadamente evita que las bacterias, que algunos alimentos integran, lleguen al intestino. Corremos el riesgo de que la comida no se sintetice adecuadamente y, que se degrade y aparezcan las bacterias que antes he mencionado. Esto puede derivar en gases, distensión abdominal o diarreas. Por otro lado, masticar despacio mejora nuestra salud dental: salivamos mejor y prevenimos la acumulación de placa y evitamos las caries. Por último, al actuar de este modo, permitiremos que los nutrientes de los alimentos se sinteticen mejor, obtendremos de manera más efectiva los minerales y las vitaminas presentes en los alimentos.

5-Más placer en los sentidos: más tiempo para comer se traduce en más tiempo para agradar al paladar y al olfato. Sin lugar a dudas que será uno de los momentos del día más adecuado para aliviar parte del estrés acumulado.

Y, ¿CÓMO CONSEGUIMOS COMER DESPACIO?

Os dejo algunos consejos.

  • Masticar bien cada bocado, intentando percibir los sabores de cada ingrediente del plato. Esto concentrará nuestra atención en lo que comemos y demorará nuestro tiempo a la hora de comer, además de saborear cada uno de los alimentos que consumamos.
  • Beber agua entre bocados, así conseguiremos comer más despacio y estar bien hidratados.
  • Dejar los cubiertos tras cada bocado sobre el plato. Este truco nos permitirá dedicarle tiempo a cada alimento que ingresa en la boca y por lo tanto, comeremos más despacio.
  • Comer siempre sentado a la mesa, así podemos controlar el ritmo al que comemos y nos resultará más fácil controlar el comer lentamente, mientras que si comemos parados o haciendo otra tarea, rápidamente acabaremos con lo que comemos casi sin darnos cuenta.
  • Comer sin distracciones que nos desvíen de nuestra atención, permitiéndonos comer a buen ritmo y de manera lenta.
  • Consumir más fibra, pues los alimentos más duros, con mucha fibra, requieren que los mastiquemos más y por lo tanto, demoran la velocidad de ingesta.

En resumen, recordemos que comer despacio es de gran importancia para cuidar la salud del organismo. Debemos tenerlo en mente para conseguir incorporar este hábito en nuestra vida saludable, al fin y al cabo se trata de conseguir nuestra meta 😘.

Esta entrada tiene 10 comentarios

  1. Rebecaml

    Pues me parece bien lo que nos recomiendas, creo que muchas veces descuidamos eso de masticar bien los alimentos por comer a bocanadas, es muy beneficioso para mejorar la digestión, eso de comer en la mesa es ley en mi casa nada de comer en otros ambientes.

  2. Tinta en las olas

    Hola, y yo lo intento, pero llevo tanto años comiendo apurada por falta de tiempo que ahora que lo tengo me olvido que puedo ir despacio, la verdad es que cuando como tranquila, mastico bien, y todo con tiempo lo noto muchísimo, pero tantos años haciendo lo mismo me cuesta mucho. Lo seguiré intentando. Un gran artículo. Besos.

  3. Paula Alittlepieceofme

    Lo que nos comentas hoy lo tengo comprobado de una época donde comía deprisa y corriendo por falta de tiempo. A eso añadiría que luego, casi siempre, hay un malestar general y pesadez aunque tampoco hayas ingerido mucha cantidad, bss!

  4. Mi meta, tu salud. Carolina

    ¡Hola!
    Sin duda es un post que siempre deberíamos releer cada cierto tiempo, porque a pesar de sabernos a la perfección la teoría, el ritmo de vida que llevamos, hace que de un modo inconsciente nos lo pasemos todo por la torera.
    Me ha gustado además que comentes lo de no comer de pie. porque aunque mucha gente no lo tenga en cuenta, es un hábito que hace que aceleremos nuestra forma de comer.
    Orto tip que añadiría, aunque parezca lógico , es el hecho de comer siempre con platos. Me explico. El hecho de tener la comida en el plato hace que nuestro cerebro lo asocie como una comida completa, resultando así más saciante, a la vez que controlamos las cantidades, por lo que estaremos evitando que comamos entre horas y de un modo acelerado. Aunque pocos lo hacen, también es aconsejable hacerlo con las meriendas.
    Como dice el dicho, las prisas nunca fueron buenas.
    Besotes

  5. isabel

    Hola. Una entrada muy interesante. Yo siempre como despacio pero desconocía todas las ventajas que conlleva hacerlo. Ahora seré más responsable para hacerlo bien. Me quedo anotado con beber agua entre bocado, dejar los cubierto descansando en el plato en cada bocado y no poner distracción. Lo que si tengo que comer es más fibra. Me ha encantado leerte y descubrir que tal mal no lo hacía y eso que tenía mis dudas, y creía que no lo hacía bien. Unos consejos muy educativos que todos tendría que saber. Gracias por tan buena información. Besos.

  6. Konanciel

    Totalmente de acuerdo, a veces nos sometemos a dietas estrictas que nos hacen daño y terminamos frustradas porque no nos sirve.. aunque a veces no podemos darnos el tiempo de comer despacio, por ejemplo a mí me pasó cuando en un trabajo que tuve hace algunos años, nos daban media hora para la comida pero el comedor estaba a 5 minutos mi lugar de trabajo, me tomaba casi 15 minutos esperar a que me calentarán la comida o que me vendieran algo cuando no llevaba y tenía que contemplar 5 minutos de regreso a mi lugar de trabajo (más bien al lugar del checking) y solo me restaban de 5 a 10 minutos por lo que siempre estaba con prisas..
    Puedo decir que ahora ya teniendo tiempo suficiente me he acostumbrado a comer más despacio pero creo que no lo suficiente, voy a intentar seguir tus consejos..

  7. Chamaida Fajardo

    Hola, un post estupendo y muy útil. Sin duda, comer despacio tiene múltiples beneficios como nos cuentas. Yo lo noto luego bastante, me siento más saciada y menos hinchada también. Me cae mejor la comida. Saludos

  8. Paula Alittlepieceofme

    Estoy de acuerdo contigo, aunque en muchas ocasiones en las rutinas tan frenéticas que teníamos (y ahora echamos de menos) no había mucho tiempo para comer y a veces hasta sentaba mal…Ahora no hay excusas, bss!

    1. dietasindrama

      Graciasss 😉 A ver si nos replanteamos todos estas cositas y poco a poco las vamos introduciendo en nuestras rutinas. 💪

Deja una respuesta