¿Qué pasa con la grasa que perdemos?

Categoria:

El post de hoy lo he creado más que nada por curiosidad. Los resultados de mi dieta se están empezando a notar en mi cuerpo 😁. Ya te comenté que había perdido 11 kg (aunque he de reconocer que seguramente he ganado uno o uno y medio 😣). Hay pantalones que me quedan más grandes, pijamas (que son mi outfit preferido) que se me caen… Vamos, que estoy muy contenta.

Tengo energía para continuar con mi camino.

Cuando he notado estos cambios me he empezado a preguntar: ¿y qué pasa con la grasa que pierdo?, ¿cómo la elimino? Entiendo que lo que interesa es perder peso al fin y al cabo, pero es que soy muy curiosa 😁.

Entonces me he puesto a investigar. Mi nutricionista me dice que si hago ejercicio la grasa se puede convertir en músculo y, a veces, por eso tampoco se nota tanto la pérdida de peso en la báscula. Esta opción está bien en otros momentos. Ahora no tiene mucho sentido, porque no hago el ejercicio que debiera. Entre el coronavirus y los estudios me muevo muy poco 🤦‍♀️.

¿Qué es la grasa?

Antes de nada me hice esa pregunta. Puedes decir que la respuesta es obvia, pero yo había oído algo de grasa mala y buena, ¿no te choca esto?, porque yo pensé que era un bulo.

Pues nada más lejos de la realidad. Existen dos tipos de grasas: la esencial y la almacenada. La primera de ellas es necesaria para un funcionamiento fisiológico normal. La almacenada, en cambio, es una reserva interna que se acumula por debajo de la piel y alrededor de los órganos internos.

La grasa abdominal es la que se considera más peligrosa.

Dejando a un lado la estética, lo preocupante realmente es que la grasa almacenada puede perjudicar seriamente nuestra salud. La que se acumula en el abdomen, la llamada grasa visceral, se queda alrededor de los órganos vitales. Esto puede provocar enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión e incluso algunos tipos de cáncer.

Al digerir los alimentos, el cuerpo utiliza la energía restante convirtiéndola en grasa. Cuando se adelgaza, el cuerpo convierte la grasas en energía aprovechable, según la cantidad de calorías que consumes. Es decir, consume la reserva de grasas que nuestro cuerpo tiene.

Al comer, el azúcar almacenada de los carbohidratos son las primeras fuentes de combustible. El hígado almacena la glucosa en forma de glucógeno y la libera en el torrente sanguíneo conforme sea necesario para mantener los niveles de energía en el cuerpo. Una vez que se agota la glucosa, se empieza a quemar la grasa.

¿Cómo la eliminamos?

Ya conocemos la respuesta:  gastar más de lo que comemos durante un periodo de tiempo prolongado de tiempo. Es decir, seguir una dieta adaptada a nuestras circunstancias y hacer más ejercicio. Esto es lo obvio.

Pero mi pregunta se enfoca más al punto de vista orgánico. Existen estudios que presentan dos conclusiones. La premisa que más se maneja es que la grasa se convertía en energía/calor, músculo, sudor u orina. No quiere decir esto que el sudar adelgace. Esto ya lo hablamos anteriormente en “¿Sudar nos ayuda a adelgazar?“.

Aquí te dejo un dato que es fundamental para entender de lo que estamos hablando:

Durante la pérdida de peso, el 84% de la grasa se transforma en dióxido de carbono y abandona el cuerpo a través de los pulmones, mediante la exhalación. El 16% restante se vuelve agua y es eliminada a través del sudor, la orina y otros fluidos corporales.

Al perder grasa nos encontramos mejor. Somos más saludables.

Al empezar nuestra dieta para adelgazar, lo que un nutricionista hace es limitar el consumo de calorías. Te facilita un plan de comida en el que se encuentran las calorías que necesita tu cuerpo. Además te indica que debes hacer ejercicio. Es entonces cuando el cuerpo toma dos acciones para quemar la grasa: usar la grasa almacenada para nuestra actividad y dejar de almacenar la grasa en exceso.

Los músculos, los pulmones y el corazón recogen los ácidos grasos, los separan y utilizan la energía almacenada para ejecutar las actividades que realicemos día a día. Los restos de grasa que quedan se descartan como parte de la respiración, en el dióxido de carbono que exhalamos o en la orina.

Lo que se consigue es que se disminuya el número y el tamaño de las células adiposas (donde se almacena la grasa). Esto no sólo hace que perdamos peso, sino que disminuye la posibilidad de inflamación y mejora tu salud. Al mantener esta forma de vida, el cuerpo reabsorbe las grasas que no necesitamos y las descarta como desperdicio. Esto hace que seamos más saludables, que al final es la meta que queremos conseguir.

¿Sabías algo de esto?, ¿te ha picado la curiosidad alguna vez como a mí? Deja tu comentario. Ya sabes que me encanta leerte 💖. Nos vemos en el próximo post 😘.

Te agradezco que me leas. Es muy importante para mí. Comparte si te gusta.
😘😘😘

Esta entrada tiene 15 comentarios

  1. nessamakeup

    Hola preciosa, me ha encantado tu post y me ha parecido super interesante, ya que muchas veces nos dejamos llevar por informaciones erróneas. Me ha sorprendido mucho que cuando estamos a dieta el 84% de la grasa se transforma en dióxido de carbono y la eliminamos a través de los pulmones, pensaba que siempre era a través de la orina. Si sabía que había grasas buenas y malas. Un post super bueno, enhorabuena. Un saludo

  2. Carmen BelGar

    Hola.
    Un post muy interesante, la verdad que no conocía lo de la grasa mala y la grada buena, sabía que había alguna necesaria para el funcionamiento de fisiológico. La verdad que al convertirla en músculo nos da esa sensación de que no hemos perdido nada cuando nos pesamos. Muy completa tu entrada. Gracias.
    Un beso.

  3. Maria ML

    Hola!
    hay muchos mitos alrededor de la grasa. El primero es que la grasa se convierte en músculo y/o viceversa cuando son dos tejidos completamente diferentes. El segundo es en cuanto a la grasa buena y la mala. La mayoría de la gente cree que toda la grasa es mala malísima y no se entiende que el cuerpo necesita “un poco” para funcionar con normalidad. Gracias a posts como el tuyo se entiende mejor el funcionamiento de esta en el organismo y los peligros que conlleva su exceso. 🙂
    Besos!!!

  4. Paula Alittlepieceofme

    A mi lo que me parece más complicado de todo es transformar la grasa en músculo. Pero es todo lo que dices, que lo primero hay que reducir cantidad de alimentos y luego ya se irá viendo,bss!

  5. María Sánchez

    ¡Hola! Me ha gustado mucho leer tu post sobre la grasa que perdemos porque creo que es un tema importante y la verdad es que no tenía ni idea de muchas de las cosas que nos cuentas. Mil gracias por toda la información. Saludos.

  6. Lala tur

    Holaa
    ¿Te puedes creer que no tenía ni idea? Vamos es que realmente no me había parado a pensar en cómo desaparece de nuestro cuerpo. Me he quedado sorprendida la verdad. Muchas gracias por tu post, muy muy interesante.
    Besazos

  7. Hola, guapa. Felicidades por esos 11 kg menos, es todo un logro. Está súper interesante el artículo y todo lo que planteas. Nunca me había preguntado a donde iba toda la grasa cuando bajamos de peso, creo que ahora que lo sé, puedo entender mejor mi cuerpo y su funcionamiento.

  8. Monica

    Hola, la verdad que me ha encantado leer este Post, creo que los tres meses que hemos estado encerrados el sedentarismo , y la falta de deporte ha pasado factura a media población, Es cierto que es súper importante perder grasa, pero la grasa acumulada, ya que como bien comentas, puede Adherirse a los órganos y causar graves enfermedades, lo importante es tener claro que no existen milagros, sino actitudes y actividades, con el simple hecho de salir a caminar nuestro cuerpo se mueve energía y por ende grasa

  9. Arien

    Hola guapa
    Sabes cuando usas mucho una palabra pero en realidad no sabes bien que significa? Después de leerte creo que es lo que nos pasa a todos con la grasa, ahora entiendo muchas cosas más y, sobretodo, mejor!
    Además sabiendo el proceso de como funciona, creo que es más fácil lograr objetivos
    Un besazo

  10. Rebecaml

    Pues mira que no tenía claro eso de la grasa esencial y la grasa almacenada, es bueno saber que es lo que ocurre cuando vamos eliminando grasa mientras ejercitamos o hacemos dieta, de todas maneras nuestro organismo necesita de un porcentaje de esta para funcionar correctamente.

  11. Tinta en las olas

    Hola, que bueno, pues no sabía nada de la grasa buena y mala, me pareció muy interesante este artículo, lo cierto es que la grasa no debería existir nada mas que la buena y la que necesitemos. Gracias por compartir. Besos.

  12. Isabel

    Hola. Pues no sabía nada de la grasa, y sí, me ha picado la curiosidad por querer saber más. Necesito perder peso y quisiera hacerlo bien. Tampoco sabía qué había grasa buena y otra mala. Voy a investiga un poquito más. Gracias por tan buena información. Besos.

  13. ¡Hola!
    Un post muy interesante y muy bien explicado. Las conclusiones que saco son que, además del control de ingesta, el movimiento es indispensable para quemar en la chimenea de nuestro cuerpo todo el combustible que sobra. Muy interesante, lo dicho.
    Un saludo!
    ELEB

  14. hola guapa, un post excelente y muy útil, porque no sabemos realmente que ocurre y hay tantisimos mitos que no sabes que creer. Y si, hay grasa necesaria en el cuerpo. LA verdad es que es un post muy instructivo.

  15. Mi meta, tu salud. Carolina

    ¡Hola!
    La verdad es que me tienes sorprendida, y muy gratamente.
    Cierto es que no soy nutricionista, pero sí profesional de la salud (fisioterapeuta) por lo que he tenido que formarme mucho sobre el tema de la alimentación y como no, con el cuerpo humano y los efectos de los alimentos en el, porque sí, aunque parezca una locura, una mala alimentación puede requerir de mis servicios. A lo que iba, que me lío….
    Pues eso, que me has sorprendido muy gratamente por la valiosa información que siempre nos compartes sobre temas que en muchas ocasiones existen unas mitologías raras sobre ellos. Como es la grasa.
    Aunque tu post se centra en esa grasa “mala”, me ha gustado que citases también a la “buena”, vamos la esencial, que la gente lee el adjetivo graso/grasa y ya lo atribuye a algo malo, y no es así.
    Besotes

Deja una respuesta