Buenas mis valientes!!!

No os podéis imaginar cómo llevo la cuarentena. A pesar de todos los consejos que escribí en anteriores posts, no consigo llevarlos a la práctica. La falta de concentración me ha invadido completamente. Eso sí, la dieta la llevo mejor 💪. Por lo menos no estoy ganando peso, y eso es importante.

Cuando creé este blog pensé en hacer de él una gran familia para apoyarnos. ¿Qué mejor momento que ahora para conseguirlo? Son tiempos difíciles y si estamos unos con los otros podremos superar esta situación.

Antes de contar cómo me siento quiero dar las gracias, además de los sanitarios, empleados de supermercados etc… a aquellas personas que cuidan de nuestros mayores como por ejemplo los trabajadores de la Ley de Dependencia. Tengo dos suegros muy mayores, que para mí son como mis padres, y están muy bien atendidos. Por desgracia yo no puedo ir a verlos, pero mi marido sí que les lleva comida, películas, la compra… Pero lo deja en la puerta para evitar cualquier riesgo innecesario. No poder abrazar a los tuyos es de las cosas más dolorosas que he vivido. ¿Qué sensación más extraña verdad? No sé qué pensáis al respecto.

Además dos familiares míos tienen este maldito virus. Menos mal que están bien, en casa y sin problemas respiratorios graves. Aún así, te asusta que alguien próximo a ti lo tenga. Y te preguntas: cómo va a evolucionar, cuándo los vas a poder ver, se cuidarán bien, tendrán todo lo que necesitan… Cuando alguien está enfermo lo que tienes son ganas de atenderle y estar con él. Se trata de que somos seres sociables. Necesitamos estar con gente y saber que los nuestros se encuentran en buen estado.

Por otro lado, el hecho de vivir en un piso, que no tiene ni terraza, es agobiante. Yo me pongo en la ventana a que me dé el aire. Mi marido dice que estoy muy graciosa. Pero es que él hace lo mismo 😂. Diferente sería tener un jardín, o incluso una terraza. Cuando veo en la tele a los famosos diciendo que todo irá bien, que no hay que desesperar… lo que pienso es: “lo dices tu que tienes un jardín, una piscina para el buen tiempo, un porche…”. Que no digo que no lo merezcan, pero que los famosos no son ejemplo de nada, porque no son personas de a pie.

Mi ocupación diaria son las oposiciones. Estoy estudiando para justicia. Es muy difícil y mi capacidad de concentración, como os he comentado antes, está bajo mínimos. Mi profesora la verdad es que se está portando muy bien. Ha puesto más clases online y así estamos más entretenidos. Pero para mí es complicado… No hay manera de que pueda seguir una clase entera. Son sólo tres horas, pero no consigo tener la atención suficiente durante ese periodo. En mi vida normal, el concentrarme no me cuesta nada, al contrario. Sin embargo, en estos momentos tengo que buscar ejercicios de concentración de manera urgente. Si me queréis dejar ideas, o conocéis alguno no dudéis en comentar por favor 👇🙏.

Lo que estamos viviendo es algo histórico. Como se dice en el programa “Gran Hermano”, todo se magnifica. ¿No os sentís más sensibles, irascibles, tristes, con ganas de soledad? Yo me encuentro así. Tengo muchas ganas de que pase esto, y parece que va para largo. Y no sé si notáis cómo los horarios nos cambian. Yo tengo el sueño totalmente desordenado. Y no consigo que vuelva a como estaba antes. Da igual si duermo siesta o no. No puedo empezar a dormir hasta las cinco o las seis de la mañana 😫.

Por mi parte, después de desahogarme con vosotros, intentaré tener una actitud positiva y poner en práctica muchos de los consejos que, yo misma, os he ido contando. Lamento mucho si este post no ha sido productivo, pero necesitaba desahogarme y que me conocieseis un poco más 😉.

No olvidéis seguidme en mis redes sociales donde podréis encontrar mucho más contenido. Instagram @dietasindrama y mi página de Facebook Diestasindrama. 😉👇

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Mi meta, tu salud. Carolina

    ¡Hola!
    La verdad es que es en las situaciones difíciles cuando más podemos aprender a manejar nuestra concentración y actitud.
    Cierto es que, y siendo sincera, lo que nos ha tocado y está tocando vivir, supera con creces la peor de las situaciones límite, pero ahora más que nunca debemos intentar que nuestra mente no se derrumbe e intentar ser lo más optimistas que podamos, aunque sé que cuesta una barbaridad,
    Pero ojo, también tenemos que permitirnos tener esos malos días, darnos margen para poder asimilarlo todo y poder actuar luego, sin prisas.
    ¡Muchos ánimos preciosa! Y desahógate todo lo que quieras, que es un ejercicio excelente, para poder hallar un poco de calma.
    Besotes

  2. Isabel

    Hola. El confinamiento nos ha pasado factura, y creo que todavía será peor. Nos marcará para siempre. Es normal que no se pueda tener concentración, a mí me pasó igual, pero para ti es peor, con las oposiciones es un peso mayor. Espero que tus familiares estén bien ya. El sueño ha sido complicado, a veces dormía bien y otras me despertaba continuamente. Mucho ánimo y por esas oposiciones. Besos.

  3. Arien

    Hola guapa
    Espero que este post te sirviera para eliminar un poco toda esa tensión, siempre dicen que compartir las penas ayuda a aliviarlas.
    Yo por mi parte tuve mucha suerte, además de estar poco tiempo confinada por mi trabajo(con el riesgo que conllevaba salir a trabajar por supuesto) tengo terraza, y como bien dices, la cosa cambia mucho
    Un besazo

  4. Rebecaml

    Me has hecho recordar al primer mes de aislamiento, me sentía como tú, agobianda desorientada y me costaba mucho concentrarme encima se malogró mi laptop y no había técnico disponible, usaba mi celular para ver el tema de mis otras redes y tuve que dejar mi blog de lado casi un mes, también está el hecho de vivir en un depa pequeñito sin balcón ni terraza, pero bueno ya voy por los 100 días es invierno y se me he hecho más llevadero, pero aún la incertidumbre me acompaña.

Deja una respuesta