Buenas!!! Hemos llegado hasta aquí, hubo un momento en el que decidiste recorrer este camino. No puedes abandonar. Piensa en todo el esfuerzo que has empleado, si abandonas, lo tiras a la basura. Y yo te pregunto, ¿de verdad quieres eso?, ¿quieres tener una sensación de haber perdido el tiempo?, por no decir ese pensamiento de fracaso… ¿A qué no quieres?. Yo tampoco.

Por supuesto que flaqueo, pero no sólo lo hacemos tú, el vecino, yo… eso es algo que le pasa a todo el mundo. No te sientas raro, siéntete humano. Bienvenido a la condición humana. Te voy a ayudar en esa lucha contigo mismo a través de 10 sencillas claves.

Lo primero que hay que tener claro es que esto es un sacrificio, pero tranquila, sólo al principio, después engancha 😏.

Estamos haciendo esto para mejorar nuestra calidad de vida. Esto es lo más importante. Nos quejamos de que nos ahogamos andando o subiendo escaleras, de que nos duele todo el cuerpo cuando llevamos un rato sentados, de que estamos como entumecidos, de que la ropa cada vez, ella sola, se hace más pequeña (y de esto solemos echar a culpa a la lavadora) 😢. Pues se acabó.

Todo esto son excusas que vamos a quitarnos de la cabeza. ¿A que cuando estudiaste una carrera, un FP o lo que hayas estudiado, también quisiste abandonar?, ¿a qué en cualquier otra actividad de tu vida has tenido un momento en el que has dicho “hasta aquí”?. Es normal, pero te voy a apoyar para que ahora no te ocurra. Porque lo creas o no, este es el cambio más importante de tu vida 💪.

Como el camino hacia la vida saludable no es un sendero divertido, la verdad sea dicha, vamos a ponernos metas pequeñas. Las vamos a poder conseguir fácilmente e incluso podemos encontrar puntos hasta divertidos 😝.

10 claves fundamentales

1- Ponte objetivos que sean realizables para tí.

Te voy a poner un ejemplo sencillo que me pasó a mi. Mi problema, como el de la mayoría, es que soy impaciente 🙃. Cuando estuvimos confinados, empecé a querer hacer ejercicio en casa. Tengo que decir que me gusta mucho bailar, pero de aquella manera. Yo bailo fatal, más bien hago el tonto, me encanta.

Pues decidí que para hacer ejercicio, que no fuese la típica tabla, pues me iba a poner en youtube a ver coreografías para replicarlas. ¿Os pensáis que empecé con alguna fácil? No. Me fui a la que más movimiento tenía, más difícil era… De verdad era imposible. Yo lo veía fácil en Youtube pero nada de nada.

En definitiva, no volví a hacer ejercicio en un tiempo. Me frustré, porque el objetivo que me había marcado, para mí no era posible de enfrentar. De ahí la importancia de conocerte y saber hasta donde puedes llegar. No cometas el mismo error que yo.

2- Date un premio.

Existen técnicas psicológicas que avalan esta hipótesis. Pero de ellas no me corresponde hablar a mí, ya que no soy psicóloga. Busca los premios que quieras darte, pero ojo, que no sea comida, que te veo venir.

Aunque, a veces, un caprichito de comida no está mal, lo que no vale perder lo que hemos ganado 😂. Pero también te puedes comprar por internet aquellos zapatos, libros, bolsos… que te gustan tanto. No hay nada como premiarse cuando has hecho un trabajo de una manera excelente. Esto sube el ánimo más que un piropo 💖.

3- Piensa en otra cosa.

Estamos en el camino hacia la vida saludable, tenemos hambre, (más bien yo diría gula), es un hecho, no pasa nada. Aprendamos a convivir con ella.

Igual que convivimos con un lunar que no nos gusta o una mancha de nacimiento. Está ahí, ¿puedes hacer algo? no. Pues a pensar en otra cosa. Si no lo haces será contraproducente para ti, y al final abandonarás la dieta.

Busca un entretenimiento: mirar una película o una serie, leer una revista o un libro, hacer un sudoku o un crucigrama, hablar con amigas por videollamada conjunta… Te olvidarás del hambre al menos un rato. Ten a mano alimentos bajos en calorías para picar entre horas si no puedes aguantar. Hay que intentar decantarnos en esos momentos por yogures desnatados, fruta o fiambres de pollo o pavo bajos en calorías. Productos que, en un momento dado, te puedan ayudar si no puedes más con el hambre.

4- No hay que pesarse cada día.

Conozco gente que se pesa incluso dos veces al día. Así no se pueden ver los resultados, es imposible. De un día para otro no se adelgaza de tal manera que la báscula lo nota. Por eso, los nutricionistas te pesan una vez en semana o cada dos semanas, según su criterio profesional.

5-Poner un estímulo en la puerta de la nevera.

Hay personas que eso les ayuda. Por ejemplo, conozco un caso en el que una persona se puso una foto en la nevera de cuando empezó la dieta. Ya había perdido 7 kg y se le notaba. Pues cuando iba a la nevera por ir, como hacemos muchos, veía la foto y se volvía.

Ese es un truco que a mí me ha funcionado, ya que he perdido ya 12 kilos. Además, utilizo carteles para otros aspectos de mi vida. Ya te he comentado que estudio oposiciones, pues en mi mesa de estudio tengo una tarjeta donde pone “PAGO AL MES X DE ACADEMIA, NO ES BARATO, DEJA DE HACER EL TONTO”. Aunque no lo creas, a mí me ayuda.

6- Realiza todas las comidas.

No te saltes ni una. Podemos pensar que si nos saltamos el desayuno por ejemplo, pues hemos consumido menos calorías. ERROR. El saltarte alguna comida provoca ralentizar tu metabolismo. Así que no lo hagas porque no te lleva a nada bueno.

7-Ponte el menú semanal y ve tachando.

No sabes el gustazo que da el tachar cuando ya has hecho una de las comidas que te ha mandado el nutricionista. Es como decir “he dado un paso más“. Realmente es un chute de positividad que te ayuda 💪.

8-Busca apoyo.

Este lo tienes muy fácil. TIENES ESTE BLOG. Desahógate, comenta, cuenta tus miedos, tus salidas de la dieta, lo que más te cuesta… No sólo yo quiero contestar, quiero crear una familia que nos unamos para conseguir nuestro objetivo.

9-No utilices suplementos sin consultar.

Tendemos a ver quemagrasas, batidos, en definitiva, productos naturales que “supuestamente” harán que adelgacemos más rápido. No nos engañemos. No todos esos suplementos pueden ser beneficiosos para nosotros.

No digo que sean malos. Lo que intento es explicar que cada uno de ellos tiene propiedades que pueden afectarnos de distinta manera. En este caso no te digo que preguntes tu nutricionista, sino que te dirijas directamente a tu médico de cabecera. Mi médico me prohíbe tomar cualquiera que lleve como compuesto la cafeína. A mí me sienta mal. Por tanto no tomo ninguno de esos.

10- Paciencia.

Roma no se construyó en un día“. Todo esto, como he dicho antes, lleva su tiempo. La clave: ser consciente de ello y constante. Son dos pequeñas cosas que requieren esfuerzo, pero se consiguen y cuando veas los resultados estarás más que feliz 😃.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Al estilo Joselin

    Pienso que en estos tiempos tan duros es indispensable no renunciar y es importante siempre ponernos una meta para todo. Yo personalmente soy de alimentacion desordenada y este tiempo lo estoy usando para hacer un plan que se adapte a mi tiempo y mis gustos.

  2. Arien

    Hola guapa
    Ay este post es muy necesario porque creo que es normal vivir momentos en los que sentimos que no podemos mas, que no vamos a cumplir nuestro sueño, pero es fántastico recordar que si!
    Me apunto los trucos que nos das porque me parecen super utiles y buenos para nuestra propia salud mental
    Tengo que darme algún premio de vez en cuando!
    un besazo

  3. Lala tur

    Holaa
    Qué necesario este post en tiempos en los que la ansiedad nos hace comer sin parar! Cada día más creo que tener una comunidad en la que poder desahogarte funciona muy bien. Mira los realfooders que de tanto apoyarse eliminaros los procesados de sus vidas. Muy buena labor la que haces para ayudarnos.
    Gracias

    1. dietasindrama

      Muchas gracias por tu comentario. Lo que intento es eso mismo que expones. Crear una comunidad para apoyarnos. En un proceso como este hay subidas y bajadas y tenemos que estar juntos para que se haga más llevadero.

Deja una respuesta